Develación  del busto del Prócer de la Armada de Colombia, Almirante José Prudencio Padilla López

Develación del busto del Prócer de la Armada de Colombia, Almirante José Prudencio Padilla López

 

En las instalaciones del Centro de Estudios Navales (C.E.N) en la ciudad de Puerto Cortes, se llevó a cabo la  develación del busto del prócer de la Armada de Colombia, Almirante Josè Prudencio Padilla López, en reconocimiento  a su trayectoria como fundador de la Armada Nacional de Colombia.

La ceremonia de develación del busto del héroe naval, Almirante José Prudencio Padilla, dio inicio con la entonación de los himnos nacionales de Honduras y de Colombia. Este evento  fue presidido por la excelentísima embajadora de Colombia Victoria González Ariza, El Comandante General del Ejercito General de Brigada Don Porfirio Antonio Moreno Zavala,  y el señor  Jefe del Estado Mayor Naval, Capitán de Navío José Jorge Fortín Aguilar.

 

Trayectoria del Almirante José Prudencio Padilla López

El Almirante Padilla, hombre de honor y lealtad de personalidad sobresaliente, generosa y sociable,  nació el 19 de marzo de 1778 en Riohacha (Guajira, Colombia), llevó una vida de Marino y en ella se formó hasta llegar a ser conocido en nuestra historia con el título de “Almirante”.

Esto nos hace ver un pasado glorioso, iniciando el despertar de una conciencia marítima nacional, al estudiar la vida y hechos del insigne fundador de la Armada Nacional de Colombia.

El Almirante Padilla, fue el organizador naval de las primeras operaciones del mar Caribe, de las del río Magdalena y de la red fluvial de Guyana de Venezuela, y de la cuenca del caudaloso Orinoco. Primero, al mando del Capitán de Navío Juan Nepomuceno Eslava, Comandante de la incipiente Marina Nacional, (1811-1815); luego en los ciento sesenta días del sitio de Cartagena, y posteriormente en Haití acompañado del Futuro Libertador Simón Bolívar en la expedición libertadora de 1816 que desembarcó en Ocumare.

Pocos días antes de verificarse el cerco de 1815 por Morillo, Padilla capturó en el Golfo de Morrosquillo la Fragata “Neptuno” que había zarpado de España el 9 de marzo de 1815; por este hecho la junta suprema de Cartagena lo asciende a Alférez de Fragata. El héroe Riohachero ha entrado en la leyenda de las acciones navales; en 1820 ya como Capitán de Navío comanda de segundo, junto con el Almirante Brión, la campaña del Atlántico.

¡Maracaibo! El 24 de julio de 1823 tiene especial significado porque recuerda la máxima batalla naval librada en aguas americanas y marca el pináculo de la gloria del Almirante y la liberación de medio continente. Padilla, ese día, derrotaba a la Real Marina Española.

Llegó el día en que se tendió un negro manto; ante los ojos de Padilla se ven pasar la injusticia de una culpa lanzada por sus compañeros. No supo defenderse porque desconocía la lisonja y la intriga. A las once y media de la mañana del funesto 2 de octubre de 1828, Padilla era fusilado en la Plaza de la Constitución (hoy Plaza de Bolívar en Bogotá, Colombia).

La Convención de la Nueva Granada en noviembre de 1831 rehabilitó su memoria a nombre del pueblo colombiano.

Para la Fuerza Naval de Honduras es un honor contar con el busto del Almirante José Prudencio Padilla López, en las instalaciones del C.E.N, donde además se encuentran los bustos del máximo héroe naval chileno Capitán Arturo Pratt Chacón,  el Jefe de la División Naval Peruana Capitán de Navío Miguel Grau Seminario y el Paladín Centroamericano General Francisco Morazán Quezada, con ello se reconoce el trabajo así como la valentía del héroe naval de Colombia.