Fuerza Naval de Honduras celebra Día del Niño

Fuerza Naval de Honduras celebra Día del Niño

Los niños son como Dios, llenos de ternura, paz y con el lenguaje universal del Amor. 

La Fuerza Naval de Honduras,  celebró a lo grande el día del niño a todos esos pequeños que llenan la vida de felicidad de cada oficial, personal auxiliar y de tropa de nuestra institución.

La celebración se desarrolló en las instalaciones del Estado Mayor Naval, con la presencia de Autoridades Navales y las señoras miembros de la Asociación de Esposas de Oficiales,  Filial Naval.

Los pequeñines disfrutaron de una alegre mañana llena  de juegos, piñatas, dulces, algodones de azúcar, regalos,  así como también un entretenido ambiente con  las payasitas Ricitos y Pachicleta.

“Nuestra Fuerza Naval, se satisface en celebrar el día del niño ya que es una forma de incrementar la moral laboral en nuestros compañeros”, así lo expresó el Jefe del Estado Mayor Naval, Capitán de Navío, Don José Jorge Fortín Aguilar. De igual forma aprovecho para enviar un caluroso saludo a todos los niños de Honduras, quienes son el presente y el futuro de nuestro país.

Historia

En 1924, la Sociedad de Naciones aprobó la Declaración de Ginebra, reconociendo los derechos de los niños. En 1952, la Unión Internacional de Protección a la Infancia planteó que debía haber un día consagrado a los infantes, cuarenta países respaldaron la idea un año después. Honduras en 1990 ratificó la Convención que establece los principios esenciales para que el Estado garantice a la niñez su bienestar general, para ello en 1996 se aprueba el Código de la Niñez y la Adolescencia, siendo su objetivo general la protección integral de los niños en los términos que consagra la Constitución y la Convención sobre los Derechos del Niño, así como el ordenamiento jurídico en esta materia.

Cada país ha definido un día especial para los menores, Honduras escogió el 10 de septiembre, cuando se emprenden actividades de esparcimiento que permiten a los niños interactuar y a la vez halagarlos con obsequios. Independientemente de lo tradicional y el giro comercial dado a la conmemoración, no se debe olvidar el verdadero significado, revalorizando los derechos del niño  entre ellos el derecho a la vida, a la educación, igualdad, seguridad social, a una nacionalidad, a la salud, vivienda, recreación; velar por estos derechos es responsabilidad del Estado hondureño, que está en amplia deuda con la niñez, pero a la vez, es deber de todos para garantizar el futuro del país.