Mensaje del Comandante General de la Fuerza Naval

 En primer lugar quiero agradecer a Dios por permitirme el privilegio y el alto honor de dirigir esta gran embarcación, como lo es la Fuerza Naval de Honduras, con un norte fijo en el cumplimiento de la misión a nosotros encomendada en la Carta Magna.

Son múltiples las tareas que actualmente desempeña la Fuerza Naval, muy diferentes a las que originalmente se realizaban y nuevos roles han aparecido en nuestro diario quehacer, para dar respuesta a las nuevas amenazas que imperan en el ambiente marino, sé que es una tarea difícil pero no imposible, todo esto gracias al empeño, dedicación y esmero de cada uno de los Oficiales, Sub Oficiales, Cadetes, Clases, Marinos, Infantes de Marina y Personal Auxiliar que integran nuestra respetada Institución Naval.

Personal técnico competente para solucionar todo tipo de adversidades y obtener grandes logros en el desarrollo y progreso de nuestra querida Honduras mediante una proyección dinámica con una infraestructura y equipo de acuerdo a los cambios renovadores a favor de la comunidad en general.

Es propicia esta ocasión para enviar un sincero saludo fraternal a toda mi tripulación principalmente a los que por razones de servicio están lejos de sus hogares, y excitarlos a continuar con su formación profesional, personal y militar, para que contribuyan con el desarrollo de su familia y de la Nación.

Jesus Humberto Benitez Alvarado
General de Brigada
Comandante General de la Fuerza Naval Hondureña