Mártires de La Historia Nacional

Mártires de La Historia Nacional

Hablar del Coronel de Aviación Hernán Acosta Mejía en nuestro país es referirnos al cuarto Comandante que tuvo la Fuerza Aérea Hondureña (FAH) y el primer hondureño que dirigió los destinos de esta noble institución, desde el año 1947 hasta 1955.

Su pasión por la aviación la llevaba en su sangre por lo que a muy temprana edad ingresó a la Fuerza Aérea, donde coronó su anhelado sueño al graduarse como Piloto Aviador Militar, egresando como miembro de la Segunda Promoción de la entonces Escuela Militar de Aviación dejando una huella imborrable a su paso por la FAH.

Su brillante trayectoria de Aviador lo llevó a ocupar importantes cargos en esta rama militar, entre ellos el de Comandante de la Fuerza Aérea. Como casi siempre sucede en todo hombre visionario, su paso por esta vida terrenal fue fugaz.

Su verdadero celo en la defensa de la soberanía nacional estaba por encima de todas las cosas, muestra de esa lealtad patriótica es que sirvió a nuestra amada nación hasta el último momento de su vida del 13 de mayo de 1955 cuando perdió la vida trágicamente al precipitarse a tierra su aeronave de combate que piloteaba; cuando se aprestaba a cumplir una misión patrullaje y reconocimiento en la zona de Mocorón, Gracias a Dios.

Con la muerte del Coronel Acosta Mejía el mando de la FAH fue asumido por el Coronel de Aviación Héctor Caraccioli Moncada, quien al igual que su antecesor se desempeñó con gran suceso al frente de esta benemérita institución que muchas glorias le ha dado al pueblo hondureño.

Hernán Acosta Mejia provenía de un hogar humilde, conformado por cinco hermanos de los cuales el era el mayor, al momento de su sentido e irreparable deceso físico dejó cuatro hijos de pan en mano, responsabilidad que asumió valientemente doña Josefa Gamundi viuda de Acosta.

Los cuatro hijos del matrimonio Acosta Gamundi son Hernán, Tessa Cecilia, Maria Eugenia y Gustavo Adolfo Acosta Gamundi; este último abrazó la misma profesión y corrió el mismo destino de su padre al perecer en otro accidente aéreo de la FAH suscitado en la República de Costa Rica el 29 de noviembre de 1974.

Doña Josefa Gamundi a sus 79 años de edad confiesa que los días más tristes de su vida están marcados en el 13 de mayo de 1955 y la del 29 de noviembre de 1974, al perder dos vidas valiosas que dejaron un profundo vacío en su seno familiar difícil de llenar, nos relató.

Por tratarse de un gobierno de facto el que dirigía los destinos de Honduras, el año que murió su esposo, no pudo hacer nada para que el estado le asignara una pensión para costear los gastos de alimentación y educación de sus pequeños, fue hasta en el gobierno del Doctor Ramón Villeda Morales que se autorizó una pensión, la cual fue efectiva hasta que se graduó el último hijo dejado por el extinto Coronel Hernán Acosta Mejía.

Este 13 de mayo de 2015 se cumple 60 años de su partida y la gran familia de la Fuerza Aérea Hondureña lo seguirá recordando aun con el correr de los años, pues su nombre está en el corazón de todos los miembros de esta institución del aire, ya que la Base Aérea ubicada en Toncontín fue bautizada con su nombre, como un homenaje póstumo a su memoria y valentía de un verdadero Soldado del Aire, que figurará para siempre en la galería histórica de los mártires de la historia nacional.