Nueve hondureños fallecieron en el cumplimiento del deber el 9 marzo del 2008, en honor a ellos.