Mensaje del Comandante General de la Fuerza Naval

Primeramente agradecerle a nuestro señor Jesucristo por darme la oportunidad de guiar  esta noble institución. Para cumplir esta meta deberé ejercer un liderazgo que permita el desarrollo personal y un buen desempeño profesional del personal de Oficiales, Sub Oficiales, Marinos e Infantes de Marina y Auxiliares del Estado Mayor General Naval, Unidades Navales y Centros de Estudios de la Fuerza Naval de Honduras, teniendo como guía en todo momento al Divino Creador del Universo, a fin de dar cumplimiento a la misión asignada y contribuir con el bienestar del personal, engrandeciendo en todo momento a la Fuerza Naval de Honduras.

Procurare en todo momento el cumplimiento de la misión, de manera que nos permita alcanzar el éxito, minimizando los riesgos y que siempre este en concordancia con el bienestar del personal.

La Fuerza Naval de Honduras necesita líderes competentes con carácter para superar los desafíos y enfrentar las amenazas emergentes tanto en el mar como en tierra.

Los principios de Don de Mando y los valores morales y espirituales representan elementos específicos para el fortalecimiento del carácter, conocimiento y comportamiento de los líderes de la Fuerza Naval de Honduras.

Es imprescindible que los líderes que conformamos la Fuerza Naval sean agiles, poseedores de condiciones físicas, con carácter, conocimientos y deseo de superación individual y profesional, con un amplio sentido de superación y ambición por escalar posiciones, pero de forma profesional.

El Oficial Naval debe mostrar estos atributos y competencias de liderazgo dentro del concepto del Espíritu Marinero. Los líderes deben estar comprometidos con la Fuerza Naval, con una voluntad de servicio a nuestra Institución Armada y por ende con nuestra Nación y en todo momento aceptar las responsabilidades que conlleva el ser un Oficial Naval, y en ningún momento evadir nuestro compromiso militar.

Exhorto a los Oficiales Superiores con mayor antigüedad que forman la Fuerza Naval de Honduras, a que deben dar el buen ejemplo de enseñar y orientar, para ayudar a los nuevos líderes navales a volverse competentes en todos los niveles del liderazgo, y de esta manera desarrollar las capacidades que conllevan al cumplimiento de la misión, por lo tanto, el bienestar del personal y cumplimiento de la misión deberán ir a la par.

Mi compromiso como Comandante General de la FNH, será poner mi empeño y dedicación para cumplir con la misión exitosamente, al mismo tiempo asegurarme que el personal bajo mi mando goce de las mejores condiciones personales y laborales.

Con la guía de Dios, el respaldo y compromiso de toda la tripulación de la Fuerza Naval de Honduras, saldremos adelante en la misión encomendada.

Dios bendiga a Honduras, a nuestras Fuerzas Armadas y nuestra Fuerza Naval.

José Jorge Fortín Aguilar

Capitán de  Navío C.G

Comandante General de la Fuerza Naval de Honduras